sábado, septiembre 17, 2016

Soporte aireador para Sony Vaio PCG-7L1L

      
Con el tiempo, las actualizaciones de software y la carga de aplicaciones, mi laptop empezó a recalentarse, por lo que decidí adelantarme a los acontecimientos para evitar lo que le ocurrió a mi otra laptop, una HP con obsolescencia programada: el recalentamiento hizo que se despegara el chip de video de la tarjeta madre, y la reparación habría significado transformarla en un engendro de ventilador con calculadora electrónica y estantería metálica, que sólo sería portátil si tuviera siempre a mano una grúa.
   
Fue así como inventé el equipo que menciono en el título de este artículo. Antes de pasar a describirlo –no tanto para efectos de patentarlo como para cederlo al mundo como una contribución mía para hacerlo un mejor lugar para vivir –debo expresar algunos conceptos necesarios para fundamentar el tema de los costos de mi invento.
    
Un paseo por Wikipedia para conseguir información sobre la cáscara del huevo no nos dirá gran cosa sobre su fragilidad. Ésta ha obligado a diseñar empaques para el almacenamiento y transporte de los susodichos, en los que no se toquen unos a otros, pues el contacto entre ellos puede hacer que se rompan, con consecuencias sanitarias que pueden resultar graves, sobre todo por la famosa salmonella, una bacteria que no respeta ni siquiera a la familia de los héroes intergalácticos. Las cajas de huevos vienen en tamaños desde para treinta huevos hasta para cuatro, pasando por la tradicional para una docena. Si las cosas siguen como van, dentro de poco aparecerán cajitas para un solo huevo y los venderán en boutiques, pero para la construcción de un Soporte Aireador para Sony Vaio PCG-7L1L se hace necesario que el grupo familiar haga un esfuerzo de ahorro que le permita comprar una docena de huevos al menos una vez más en su vida, algo que sería una inversión importante dada la riqueza proteica del huevo y la cantidad de recetas que pueden prepararse con él, que con seguridad supera la docena.
  
Una vez adquirida la docena de huevos en su caja para docena (¡no permita que la docena de huevos se la vendan empacada entre dos mitades de un cartón para treinta!), proceda a guardarlos en la nevera. No haga caso a quienes dicen que los huevos no necesitan refrigeración: dejar los huevos al aire libre durante el tiempo que lleva consumirlos –que puede ser de una semana o de sólo horas según el tamaño del grupo familiar –puede conducir a que la Sony Vaio PCG-7L1L perezca por recalentamiento, y esto sería una verdadera torta de las que no llevan huevo.    


Tome la caja de huevos luego de haberlos puesto en la nevera y córtela a lo largo de la unión longitudinal de sus dos mitades. Tome la mitad inferior y colóquela boca abajo en la mesa de trabajo en la que está ubicada la laptop, de manera de que el borde inferior de la pantalla se apoye en la hilera de receptáculos ovulogallináceos, tal como se indica en las fotos siguientes. De esta manera la laptop quedará levantada una altura de algunos centímetros, lo que permitirá una mejor circulación del aire bajo ella, con lo que habrá sido constituido y puesto en operación el Soporte Aireador para Sony Vaio PCG-7L1L. ¡Larga vida a la laptop!

jueves, diciembre 24, 2015

2015: Un año inolvidable

El 2015 ha sido un año de nunca olvidar (no le digan nada, pero lo mismo dije del 2014, hace un año): Alcancé niveles de pelazón económica alarmantes, hasta el punto de proponerme y lograr que empezaran a pagarme la pensión de vejez, equivalente a unas 2 milésimas de mi último salario como empleado público, lo cual agradezco de cierta manera, porque no sólo me ha obligado a aprender administración de crisis sino que me hace ejercitar los pulmones a punta de suspiros, al recordar aquellos tiempos de despreocupación económica, cada vez que veo el monto recién depositado en la cuenta bancaria que tuve que abrir para recibir la limosna.
    
Me vi obligado a desarrollar otras habilidades y dejar atrás por los momentos mi empeño en ser regulador del servicio eléctrico. Publiqué mi primer libro de cuentos cortos –Crónicas Turbanas –más cargados de emociones mías que de realidad o de técnica literaria, algunos turbadores y otros urbanos para justificar la invención del título. Mis últimos trabajos como profesional de la Ingeniería Eléctrica y del Derecho y hasta de la Sociología improvisada y la Gastronomía, han sido más de escribir y revisar lo escrito por otros que de inventar, pero no me quejo, porque sigue apasionándome lo que hago.
   
Un nuevo nieto se sumó a la familia: Marcelo, un regalador de amplias sonrisas sin mucho esfuerzo. Uno que se une a mi lista de siete para completar dos de Dorina, dos de Bruno, dos de Giorgio, dos de Yudith (que espero volver a ver algún día), cada uno una maravilla de la creación. Me faltan los dos de Gustavo y los dos de Daniel Andrés… cuestión de no contribuir con la disminución de la población mundial.
   
Un año de nostalgia también, al ver a otro hijo que se va en busca de mejores oportunidades y de darlas a sus hijos. Ya tengo cuatro afuera, que difícilmente volverán. Pero también un año de reencuentro con familiares amorosos y solidarios que con gusto me tendieron la mano en el justo momento de necesitarla; y con amigos que me hacen sentir que siempre están ahí –en persona, cerca o lejos o a través de las redes –para llenarme la cabeza y el cuerpo entero de poesía, de risa, de cariño, de recuerdos, de proyectos, de ilusiones, de nuevos inicios, de todo.
   
Y para que no pregunten dónde está Simón, les añado que también  fue el 2015 un año de amor, emoción, aprendizaje y esperanza en muchos sentidos, rejuvenecedores algunos. Descubrí que puedo ser buen acompañante para interminables viajes por carreteras o por sueños: a gusto del conductor o del compañero de asiento, puedo hacerme el muerto, o el guía turístico, o el botánico, o el echador de chistes, o el poeta, o puedo –acompañado de mi Kindle, regalo de Gabriela –leer extractos de Socialismo, de Ludwig von Mises;  de mi libro, de mi autoría con una pequeña ayuda de mis amigos; del Código Civil Venezolano, de autoría difusa; de Como Agua para Chocolate, de Laura Esquivel; de Memorias de Mama Blanca, de Teresa de la Parra; de La Desnudez del Loco, de Armando Rojas Guardia; y algunos otros libros. También puedo dar cursos teóricos cortos sobre el uso de las manos, tanto de las que están en los extremos de los brazos como las de cambur, las de cartas y las de dominó. Puedo recitar los 32 sonidos vocales del francés, las 40 formas de decir nieve en esquimal (preferiblemente no ante esquimales, para no confundirlos) y que en realidad son sólo dos: qanik y aput; puedo hablar del origen no confirmado de los 28 errores más comunes de los periodistas y narradores de noticias de habla española; y hasta puedo recitar una que otra canción de Joaquín Sabina, que me abstendría de cantar para no causar discusiones bizantinas sobre los derechos de autor. Dependiendo de si el conductor o vecino de asiento es conductora, vecina y/o/u no,  el viaje podría transformarse en un tour turístico-artesanal-gastronómico por poblaciones pequeñas de Aragua, Carabobo, Yaracuy, Lara o Los Andes –independientemente de que el viaje sea sólo intraurbano –que podría incluir la parte práctica del curso aquel sobre el uso de las manos (la parte referida a las manos que están en los extremos de los brazos). También puedo, desde casa, desde una laptop, hacer mercadeo de candidatos a diputados y salir victorioso. O preparar por primera vez yo solo un pan de jamón y que me quede lindo y bello y hasta bueno; o almorzar solo en un restaurante y sentirme bien acompañado por cualquiera de mis otros yo.
  

Total, que luego de cumplir mis terceros 22 y de iniciar mis terceros 33, puedo decir que hay Simón para rato, y que no veo cruz en mi camino, como tampoco la veía el loco aquel del que celebramos dos mil y pico de años de nacido en estos días… ¡Hay que ver el vueltón que di para hacer de esto una tarjeta de Navidad! Deseo que la celebración –tanto para los que creen, porque creen, como
para los que no creen, porque para celebrar sólo se necesitan las ganas –sea en sana paz, divertida, emotiva y sensualmente sabrosa y movida; y que el año nuevo sea democrático, de tolerancia, de respeto de los derechos del otro, de cualquier otro; de enseñanzas y aprendizajes, de crecimiento de todos, y de construcción de un futuro de prosperidad. Los quiero mucho, a cada uno de ustedes, por razones generales, y por motivos particulares que con gusto diré a quien no se los haya dicho y quiera escucharlos.

viernes, octubre 23, 2015

Una cancha común

Ésta podría ser una calle de cualquier pueblo de Venezuela, no muy alejada de una populosa ciudad: de tierra, rodeada de viviendas humildes y terrenos con siembras precarias. Al recorrerla y encontrarte con su gente puedes escuchar el cuento de una antigua promesa incumplida de asfaltado y de una ruta de transporte público. Una hilera de postes y un único cable transportan energía eléctrica que a veces no es suficiente para encender los bombillos ahorradores. En el frente de cada casa, uno o dos tanques de agua de 600 litros cada uno, muestran sus bocas abiertas, sedientas a la espera del camión cisterna que de tanto en tanto manda la Alcaldía, o el que en estos tiempos electorales envía una recién creada Misión.
                Desde este punto al Centro Comercial Las Trinitarias de Barquisimeto hay apenas 7 kilómetros. Afortunadamente llega la señal de TV, lo que permitirá –llegado el caso de que se presentara un policía a recorrer la calle –saber que es un “agente del orden” y no un invasor extraterrestre. Al final de la calle, la casa de frente azul guarda los arcos y la pelota de jugar futbolito. La cancha es la misma calle. Los juegos se realizan por lo general en las tardes. Los jugadores no tienen uniformes, así que hay que recordar bien quién quedó en cada equipo luego del sorteo previo: tres jugadores por cada lado. La pelota está despellejada de tanto rodar en la cancha de tierra seca. Ocasionalmente el partido es interrumpido por un mototaxi, única forma de transporte público que pasa desde que los taxis dejaron de venir para no dañar sus cauchos y amortiguadores en la accidentada bajada que precede a esta calle. También ocasionalmente el partido se detiene unos segundos para dejar pasar a un transeúnte apurado que no tiene tiempo de esperar un tiro al arco, única acción que según las reglas propias lo detiene, porque se marca un gol o porque la bola sale de los extremos longitudinales del campo.

                Los jugadores son adolescentes. El primer día en que atravesé la cancha durante un juego, lo hice luego de respirar profundo. Sabía, porque me advirtieron días antes, que uno de esos muchachos había matado a otro por una deuda impagada. Me fui por la orilla enmontada creyendo que no era parte del campo de juego, pero poco antes de llegar al arco más lejano, justo en frente de la casa azul, cuatro jugadores me rodearon en su persecución de la pelota, que llegó a mis pies. Por reflejo la pateé hacia uno de los jugadores, que la recibió, volteó y metió gol. Me alejé sin voltear mientras discutían la validez del gol, producido con mi ayuda.

domingo, octubre 11, 2015

La ineficiente sabrosura

El control de cambio y la regulación de precios, principales causantes de la escasez y el desabastecimiento, introducen fatales niveles de ineficiencia en el país que los padece, y quienes más los sufren son los trabajadores asalariados y las familias de menores ingresos.

Ningún empresario puede permitir que sus trabajadores falten dos días al mes sin sufrir una importante baja en sus ingresos, y en los actuales momentos en Venezuela, quien no tiene para pagar los precios que cobra un bachaquero por los productos de la cesta básica, tiene que dedicar al menos dos días al mes para hacer colas y recorrer abastos y supermercados para lograr adquirir lo que necesita para llenar el estómago de su familia, aunque tal vez no lo suficiente para alimentarla adecuadamente. La gran mayoría de los trabajadores venezolanos no tiene un vehículo propio, por lo que debe acudir al transporte público, lo que resulta –en la mayoría de las poblaciones del país –una pesadilla creciente. Así, entre colas a la espera del transporte, colas de tránsito vehicular en las calles y colas para adquirir alimentos, medicamentos, productos de higiene personal y limpieza, se desperdician millones de horas de gente que podría estar produciendo riqueza para el país.

Desafortunadamente muy pocos tienen la capacidad para valorar y entender el costo de esta ineficiencia, e incluso jerarcas del gobierno no sólo aceptan su existencia, sino que con cinismo llegan a calificar esas colas de sabrosas, un calificativo que sólo lo entendería en alguien que disfruta la intimidad a juro de ser apretujado en una cola como la de la foto o dentro de un autobús de transporte público en hora pico, pero que me resulta inaceptable para quien debería estar pensando y diseñando políticas públicas para lograr una mejor calidad de vida para la gente y un país productivo y sustentable.

Sin duda, el 6 de diciembre de 2015 será una buena oportunidad para enrumbar al país por una buena senda, constituyendo una Asamblea Nacional de mayoría calificada, que se ocupe de designar autoridades independientes para todos los Poderes Públicos, controlar al gobierno para lograr una administración sensata de los recursos públicos, y poner orden en el sistema legislativo venezolano, plagado de leyes incoherentes, populistas y demagógicas que han permitido alcanzar los escandalosos niveles actuales de ineficiencia de nuestra sociedad.

Foto tomada de http://renderasbusiness.com/colas-se-multiplican-en-supermercados-de-venezuela-ante-escasez-y-gobierno-envia-resguardo-policial/

martes, octubre 06, 2015

¡Encorralados!

En Venezuela mucha gente respondió al llamado de los bancos del gobierno y los recién estatizados, a abrir cuentas en ellos, y sigue haciéndolo en vista de que son los únicos autorizados para ser operadores cambiarios para poder tener acceso a los cupos de divisas, cada vez menores, dicho sea de pasada. También muchos comercios, atraídos por la posibilidad de obtener financiamiento para sus negocios y por la esperanza de importar insumos, decidieron abrir sus cuentas en esos bancos e instalar puntos de venta en sus instalaciones.
En Barquisimeto empezamos a sentir que esas decisiones no fueron tan acertadas. Desde hace algunas semanas los comercios de la ciudad empezaron a rechazar las tarjetas de débito y crédito como medio de pago y a exigir la cancelación en efectivo de las compras. Desde entonces las colas en los cajeros automáticos para hacer retiros han ido creciendo, lo que añade una cola más al calvario de los consumidores para hacer sus compras de alimentos, medicamentos, útiles escolares y demás productos de la cesta básica. Por otro lado, puesto que los retiros de efectivo de un cajero automático tienen un límite diario, la gente se ve obligada a hacerlos cada día para tener suficiente dinero en la cartera el día en que requiera hacer sus compras. Los rateros se frotan las manos ante la perspectiva de mejoramiento de los rendimientos de su actividad hamponil y los pedigüeños se hacen más amenazantes en sus pedidos en las unidades de transporte público, a sabiendas de que la gente lleva efectivo consigo. Y como es usual en nuestro país, empiezan a correr rumores sobre un posible corralito en el que nos veríamos limitados en la cantidad de nuestro dinero que podríamos retirar de nuestras cuentas bancarias, como si no fuera suficiente la pesadilla de corral que nos impide convertir nuestros menguados ingresos en una divisa estable, ante la producción de dinero inorgánico que el gobierno hace sin escrúpulo alguno y en abierta y desfachatada violación de la Constitución y las leyes.
Los comercios consultados esgrimen argumentos disímiles sobre las causas de rechazar los pagos mediante tarjetas de débito y crédito: que los bancos del gobierno, operadores de los puntos de venta, retrasan los depósitos que deben hacer de los montos de las ventas realizadas por medio de esas tarjetas; que la información de los movimientos bancarios puede ser utilizada por el gobierno para controlar la operación de los comercios, que se ven obligados a reponer inventarios con sobreprecios, en vista de la escasez y el desabastecimiento; que ante las restricciones de la venta de divisas, se hace necesario contar con efectivo para hacer tratos en el mercado negro y que no queden registradas en los bancos las operaciones de alto monto; y claro, los rumores de congelamiento de cuentas y de impuestos a las transacciones financieras.

Total, sean o no ciertas las razones para ello, los barquisimetanos empiezan a sufrir las consecuencias del encorralamiento producido por el elemento más dañino para la economía y la vida de un país: la desconfianza. Ella aleja las inversiones, dispara la inflación, estimula las compras nerviosas y el acaparamiento, aumenta la ineficiencia de la sociedad hasta niveles insoportables, y produce la angustia, la desesperación y la frustración permanentes de la población ante cualquier necesidad, por más básica que sea, que le lleve a tener que comprar un producto o contratar un servicio. Reponer la confianza exige un cambio que por lo visto el gobierno no piensa dar, que la directiva de la Asamblea Nacional persiste en impedir y que el Poder Judicial está dispuesto a bloquear. Queda en manos de la población dar los pasos para restablecer la tan necesaria confianza.

domingo, octubre 04, 2015

Una mañana dominguera cualquiera en El Cercado



El Cercado, en las afueras del noreste de Barquisimeto. Me despierta el ruido de las guacharacas correteando por el techo metálico de la antesala de la casa. Al fondo de ese tiquitiqui escucho el canto de los gallos, cada uno a su turno, cada vez más lejos hasta que se invierte el sentido de la seguidilla y uno a uno se van pasando el testigo hasta llegar al del vecino, algo ronco, tal vez por viejo. Hoy hay visita en la casa, así que me propongo hacer cachapas con los jojotos comprados ayer en la feria “Coffe & Vegetales” en Las Trinitarias. La visita aún duerme. Me dará tiempo.

Pelo los jojotos, los desgrano, y procedo a moler una primera porción en la licuadora, hasta darme cuenta -casi enseguida -de que la base del vaso no estaba bien puesta. Me pongo a limpiar la cocina, el mesón, las paredes, la cafetera, la tabla de picar, la ventana, la franela, las cejas, los lentes, el paladar y todo lo demás salpicado de agua de jojoto molido; miro al techo y respiro aliviado. Coloco bien la base del vaso de la licuadora y continúo la molienda del maíz. Como estoy en casa de mi hermana, vegetariana enemiga de las “menstruaciones de gallina”, no hay huevos, así que con cierta aprensión me dispongo a cocinar las cachapas. Añado a la mezcla algo de avena en hojuelas y harina de maíz para cachapas, con la esperanza de lograr cohesión.

Cocino las primeras cuatro cachapas en el viejo budare de superficie irregular producto de años de masas adheridas, quemadas y despegadas a golpe y porrazo. Trato infructuosamente de despegarlas, me rindo, espero que se cocinen los trozos adheridos al budare para despegarlos a juro y con ellos dar desayuno al perro.

Cocino el resto de las cachapas y y voy poniendo nombre a cada una según la forma en que quede después de despegadas del budare: Van Gogh sin oreja, elefante manco, orquídea marchita, pera plana, Volkswagen convertible, cachapa, fogata... La visita, amiga de mi sobrino, confiesa al servirle la primera, que no las come porque no le gusta el sabor dulzón del maíz. Mi sobrino se repone de la sorpresa y corre a preparar un par de arepas con harina de maíz, afrecho, avena y linaza. Mientras tanto sigo cocinando las cachapas artísticas. Cuando las arepas sonaron a tamborcito, nos sentamos a desayunar. Al terminar hacemos la rifa a ver quién no lavará los platos.

Voy a buscar el agua para lavar los platos una vez aceptada la idea de que no tengo suerte en las rifas. En el borde de calle de cada casa de El Cercado hay uno o dos tanques plásticos azules de 600 litros, en el que el camión de agua descarga su ración semanal de 500: nunca más porque “no alcanzaría para todos”, dice el operador de la manguera. El camión no tiene una manguera larga como para llegar al tanque elevado de las casas, ni tiene tiempo de meterse en el terreno de cada una para acercársele, porque debe hacer varios viajes cada día para que la representante del Consejo Comunal le firme y selle la certificación de haber prestado el servicio a la comunidad. El agua es clara, inodora y aparentemente potable. Cuando la superficie se calma aparece una capa de lo que según mi hermana es carbonato cálcico proveniente de los pozos de donde se saca el agua suministrada al sector: “Tapa las tuberías: las de la casa y las de la sangre, y se gasta más para quitar el jabón de los platos y de la piel, pero al menos tenemos agua”, dice mi hermana. 

Lavo los platos y al secarme las manos observo la piel brillante y arrugada de mis dedos, producto del uso del detergente lavaplatos, el multiuso que se consigue en envase de un galón. Enciendo el celular para escribirle a una amiga peleona que se niega a hacer colas en Caracas para comprar papel sanitario. Por cierto, recuerdo, nos queda sólo el rollo que está en uso.

miércoles, septiembre 30, 2015

El calor de El Cercado

Estoy inmovilizado por el calor del mediodía. El roce de la piel con el aire caliente, parece producir ampollas. A los zancudos se les incendian las alas y en su vuelo forman delgados hilos de humo en el aire. Las orugas en las arrugadas hojas de los arbustos se resisten a tejer sus capullos al ver a las mariposas volar con sus alas en fuego. El aire se detiene para dejar escuchar la respiración de las hormigas, paralizadas en los troncos de los árboles, jadeando a la espera de que el piso candente se enfríe un poco. Es el calor de El Cercado, una zona rural en el borde noreste de Barquisimeto. Las recientes invasiones de terrenos en las zonas bajas, más cercanas a la ciudad, han traído consigo incontables tomas ilegales en las tuberías de suministro de agua de la zona, por lo que desde hace un par de meses se interrumpió el servicio, que ya venía presentando fallas de presión por una ventosa rota a la salida del tanque elevado que permitía alimentar al sector. Los habitantes se contentan ahora por el suministro semanal y para algunos quincenal de agua mediante camiones cisternas que suplen unos 500 litros por casa cada vez. Las siembras de ají, de granos y de hortalizas se ven menguadas, cuando no muertas por la falta de riego. Hasta la sábila sufre la sequía y muestra sus hojas delgadas, de las que será imposible sacar un cristal.

Cuando el crepúsculo que asombra cada tarde da paso a la noche, acompaño a mi hermana a una reunión del Consejo Comunal, convocada hace un par de días para tratar el caso del transporte público. Esta noche es de esperar que no habrá apagón: primero fue ocasional, luego semanal, ahora interdiario; antes de 2 horas, luego de 3, y el de ayer de 4. Cuando llego a la reunión, una mujer residente de un sector vecino, conocida defensora de los logros de la revolución, informa que los conductores a los que se asignaron en venta los autobuses chinos para servir a la zona, no pagaron en un año ni una sola de las cuotas para comprar sus respectivas unidades, calculadas en el equivalente a menos de un 10% de sus ingresos mensuales, por lo que el gobierno decidió quitarles las unidades para venderlas a otros conductores interesados. La mujer informa que se crearán nuevas rutas alimentadoras que llevarán a los pasajeros desde sus áreas de residencia –muchas no servidas porque las calles son de tierra –hasta el borde de la ciudad, para abordar unidades de otras líneas hacia todos los rincones de la ciudad. Esas nuevas unidades cobrarán sólo Bs. 10 por pasajero por trayecto. Lo que no dice es que serán Bs. 10 adicionales a los 15 o 20 que cobran las líneas alimentadas, por lo que el gasto en transporte aumentará entre 50 y 67% para los habitantes del sector. Mi hermana interviene para hacer notar ese “detalle” pero es silenciada por la afirmación de la que lleva la batuta de la reunión, de que los conductores de las nuevas unidades contarán con una proveeduría en la que podrán adquirir cuando los necesiten, cauchos, baterías y repuestos (los logros de la revolución siempre son a futuro), por lo que no tendrán excusa para convocar paros de transporte como el que acaban de realizar los conductores del transporte público de la ciudad, “como parte de la guerra económica contra el gobierno”. Esta última afirmación me saca una carcajada inevitable, que corto enseguida al notar que más nadie ríe y que incluso algunos asistentes aplauden. La expositora cambia de tema y pasa a hablar de un parque infantil que la revolución construirá en un terreno del sector. 

Salimos de la reunión y pienso que el silencio de la mayoría se debe a que la gente se hace la tonta, o a que tal vez el calor de El Cercado mantiene a la gente en estado de sopor. La Luna, casi llena, tiene un tinte amarillento. En unos días habrá Luna sangrienta.